TutuDesk, un pupitre portátil para 20 millones de niños africanos

Vivimos en un mundo lleno de desigualdades. Lo que muchos de nosotros damos por sentado todos los días, millones de niños nunca llegarán a verlo en su vida. En África, 100 millones de niños ni siquiera tienen acceso a un pupitre en la escuela, la infraestructura básica indispensable para un aprendizaje eficaz.

La alfabetización funcional es el fundamento de la prosperidad y la falta de educación primaria efectiva puede lastrar a un país entero a la pobreza. No podemos esperar que los niños aprendan, ni siquiera que vean el valor de una escuela, cuando asisten a clase en un ambiente hostil e incómodo.

Desde 2004, el proyecto sudafricano The Kommunity Desk pretende acabar con esta lacra en las infraestructuras escolares con algo tan simple como dotar de un pupitre a cada alumno, gracias a su idea de un pupitre portátil, barato y fácil de fabricar que permita que, aunque los niños se sienten en el suelo, puedan escribir sobre un soporte.

El pupitre Kommunity es muy simple y está fabricado con materiales de alta duración, para que cualquier niño en edades de 5 a 10 años pueda sostener la mesa con su cuerpo para lograr una superficie de escritura efectiva para trabajar, ya estén sentados bajo un árbol en una escuela rural, en una clase sin mesas y también para continuar estudiando en su propia casa. Su coste está aproximadamente en torno al 10% del coste medio de un escritorio tradicional.

El arzobispo Desmond Tutu, Premio Nobel de la paz en 1984, es el patrón de esta iniciativa, alguien que como él sabe por experiencia propia lo difícil que es aprender sin el uso de un escritorio, después de haber experimentado el efecto negativo de la escasez de infraestructuras en las aulas de su país, tanto como estudiante y luego como profesor.

Y tras la distribución en Sudáfrica de más de 1,2 millones de estos pupitres, ha bendecido con su palabra el enorme objetivo de conseguir fabricar y distribuir 20 millones más de estos“TutuDesks” (como ya se les conoce) para mejorar significativamente las condiciones de aprendizaje de los niños en toda África.

Pero no sólo eso, pues el pupitre esconde una doble función. Mediante la impresión en los TutuDesks de mensajes alineados con los Objetivos de Desarrollo del Milenio para erradicar la pobreza se ayudará a combatir las enfermedades, la igualdad de sexo y la atención del medio ambiente de los estudiantes, convirtiéndose en un soporte con mensajes que deben llegar a los alumnos, y como son portátiles, también a sus familias, a los amigos y a las comunidades.

El TutuDesk, en definitiva, también proporciona una plataforma de comunicación que trata directamente con la población sobre una base diaria, fundamental para la impronta de valores y para fijar mensajes conservacionistas o sanitarios desde edades tempranas.

Parece claro que el enfoque más rápido y efectivo para mejorar las necesidades de la educación primaria en África es seguir el camino del “paso a paso”, empezando por el más básico de todos:dotar de pupitre a todos los alumnos que sea posible.

Ojalá cale bien profundo el mensaje y este pupitre pueda llegar a todos los niños africanos a corto plazo.

Fuente: lainformacion

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s