Bajo la premisa de “aprender a aprender” el proyecto educativo se basa en la experimentación, sin asignaturas ni exámenes

CRISTINA SEN – Santa Eulàlia de Riuprimer

Sorprende la sensación de sosiego que se respira, y que se oye. Más de cien niños circulan libremente por un edificio que se ha quedado pequeño, algo destartalado y que tiene aluminosis. Entran y salen de las aulas sin que se oigan gritos sino el rumor de fondo de las conversaciones. Están observando, experimentando, investigando, explican las profesoras.

Parece un poco exagerado, pero sólo hace falta darse una vuelta. En la escuela rural El Roure Gros, de la pequeña población de Santa Eulàlia de Riuprimer, no hay aulas cerradas, ni grupos sellados por edades, ni se imparten las materias clásicas, ni hay libros de texto. Todo el sistema educativo se basa en la experimentación y observación personal, con la orientación de los profesores. El objetivo es que los niños aprendan a aprender sobre la base de que en cada investigación se concentran un cúmulo de conocimientos nuevos que ellos descubren por sí mismos, entienden y absorben.

Cuatro cabezas están volcadas sobre unos tubos de ensayo. Son alumnos de tercer ciclo de primaria, en una clase sin presencia de adultos. En la misma sala unos niños más pequeños trabajan en el ordenador, ya que son los encargados de explicar a sus compañeros el lugar al que van a ir de colonias – dónde está, su historia, o cuántos kilómetros recorrerán.

Las cuatro cabezas se levantan de los tubos de ensayo y traen una caja llena de vasitos con líquidos de colores ordenados en función de una lista de porcentajes.

Están experimentando qué es la densidad y cada vaso tiene una cantidad diferente de azúcar. Cogen la probeta y ponen unas gotas del vaso con más azúcar eligiendo el color, después otro con menos, y así hasta que el cilindro de vidrio transparente se convierte en un tubo de rayas de colores.

Este CEIP de un pequeño pueblo de mil habitantes de la Plana de Vic ha consolidado desde hace cinco años el proyecto “Conocer, descubrir y aprender juntos a través de la ciencia”, con una visión de la educación fuera de los cánones tradicionales y que entronca, según explica Carme Alemany, responsable del proyecto, con la tradición de la escuela pública catalana en la República.

En El Roure Gros no hay exámenes ni se compara a los alumnos entre sí, sino que se busca el sentido de la responsabilidad de cada uno, explica su directora, Marisa Puntí. Las investigaciones pueden ser en grupos o individuales, pero al final cada uno escribe su propio informe. Y especifica que experimentar no es jugar, sino aprender con la ciencia como hilo conductor.

Los niños, de entre 3 y 11 años, pueden proponer sus propios temas o escoger alguna de las cajas repartidas por la escuela en las que los profesores han introducido un dossier explicativo sobre los experimentos que se pueden realizar y el material necesario. No se imparten clases en el sentido clásico y en matemáticas se pone el acento en el cálculo y la geometría, sin entrar en las tablas de multiplicar, consideradas un ejercicio memorístico absurdo.

Al final, la pregunta es obligada: ¿chocan después con un mundo diferente? Carme Alemany subraya que la prueba de evaluación de primaria la superan ampliamente, y en cuanto al instituto comenta que la adaptación a veces cuesta por el cambio de método. Pero se impone, dice, haber aprendido a aprender. Ahora, en el nuevo instituto de la comarca empieza a incorporarse esta pedagogía.

Fuente: Lavanguardia

Anuncios

Un comentario en “Bajo la premisa de “aprender a aprender” el proyecto educativo se basa en la experimentación, sin asignaturas ni exámenes

  1. El concepto de “aprender a aprender” es utilizado constantemente y no se ha conceptualizado lo suficiente, quienes lo usamos tratamos que nuestros alumnos aprendan, a partir de una metodología activa e investigadora, “formas de hacer y de pensar”.
    Algunos, dan más importancia a los procedimientos que a los contenidos y se trata de dotar al alumno de “herramientas para aprender”.
    Este hecho no es nuevo ya que Rouseau, en 1762, en su obra “El Emilio” expresa la forma como se aprende y los informes Plowden (1967) y Gittins (1967).
    En la actualidad con más aporte de la psicología cognitiva resulta insuficiente el aprender a aprender en los términos descritos, ya que contrapone el aprendizaje de procedimientos, que son las formas de hacer, ocupando los métodos, los procedimientos y las actividades con el aprendizaje de conceptos y contenidos que son las formas de saber.
    Enfoques diferentes y hasta contradictorios los encontramos en los trabajos de Nisbet (1987), en su obra Estrategias de aprendizaje y Novak (1988) en su publicación Aprendiendo a aprender (Barcelona, Martínez Roca).
    El concepto surge en el siglo XVI, en el marco de la Ratio Studiorum (1599) jesuítica. Se considera que aprender a aprender, consiste en manejar “trucos o artificios para aprender contenidos , que en la actualidad se denominarían técnicas de estudio. Posteriormente, dicho concepto se relee de nuevo en el marco de la Escuela Activa (1889) y se entiende por aprender a aprender, el aprendizaje de formas de hacer, c oncepto que de hecho sigue vigente.
    El concepto aprender a aprender posee diversos sentidos que se aplican según las escuelas, como por ejemplo.
    Aprender a aprender en el marco de la Escuela Tradicional: Los elementos fundamentales del currículum en la escuela siempre han sido los mismos: capacidades y valores, contenidos y métodos / procedimientos. La diferencia entre unos modelos y otros es su articulación interna.
    Aprender a aprender en el marco de la Escuela Clásica hace referencia a los métodos / actividades para aprender contenidos, entendidos como formas de saber.
    El currículum explícito son los contenidos y los métodos / actividades, mientras que las capacidades y los valores forman el currículum oculto.
    Aprender a aprender en la Escuela Activa: El gran cambio radica en que se realizan actividades para aprender métodos, entendidos como formas de hacer y para ello utilizan algunos contenidos. De hecho los métodos actúan como fines y objetivos.
    El currículum explícito, está constituido por los métodos / actividades con algunos contenidos. El currículum oculto, está formado por las capacidades, los valores y gran parte de los contenidos. En este contexto el aprender a aprender se reduce a aprender formas de hacer o a aprender haciendo (Dewey)
    Visto lo anterior aprender a aprender implica:
    *. – El uso adecuado de estrategias cognitivas que utiliza un sujeto para aprender.
    *. – El uso adecuado de estrategias metacognitiva y está orientada a “pensar sobre el propio pensamiento”, al darse cuenta de los propios procesos del pensar y aprender. , implica la posibilidad de conocerlos para mejorarlos.
    *. – El uso adecuado de modelos conceptuales que permiten desarrollar en el aprendiz capacidades, y una arquitectura mental para almacenar y utilizar adecuad amente lo aprendido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s