Uniformes y palos de ciego

A ciertos progenitores, que confunden el cole con el supermercado, sí les hace falta el uniforme.

Francesc-Marc Álvaro . Fuente Original. Se vuelve a hablar de reintroducir el uniforme en las escuelas públicas y en aquellas concertadas que no lo tienen. En general, las intenciones de esta hipotética medida siempre son buenas y se recubren de argumentaciones más o menos razonables, de tipo práctico algunas, de carácter ideológico otras, aunque parece que vivimos una época en la que sostener algo a partir de ciertos principios –ideología– resulta una incomodidad, una actitud anticuada o simplemente un camino inconveniente. En todo caso, volvemos a acercarnos a los complejos problemas de la enseñanza a través de cuestiones periféricas, atajos que siempre nos llevan al corazón del desafío que constituye mantener una institución tradicional como la escuela en una nueva etapa de la sociedad, repleta de rupturas radicales de alcance incalculable para quienes las estamos viviendo.

¿De qué hablamos cuando hablamos de uniformes en las aulas? En realidad, es una forma como otra de dar palos de ciego buscando soluciones inmediatas, urgentes y claras –casi mágicas– para reencontrar o reconstruir un espacio de educación, formación y enseñanza que está dejando de existir, si no es que lo ha hecho ya. No estoy diciendo que aquello que anime a los que desean reintroducir el uniforme sea la nostalgia, simplemente constato la impotencia y el desconcierto que envuelve las reflexiones sobre este asunto de los políticos, los expertos, los profesionales del ramo y los ciudadanos, empezando por un servidor de ustedes. De los uniformes pasamos sin solución de continuidad a las palabras típicas en estos debates: autoridad, disciplina, esfuerzo… Tengo la sensación de que siempre damos vueltas a lo mismo, incapaces de avanzar más allá de los lamentos habituales ante la progresiva destrucción –endógena y exógena– de un perfil de maestro, de alumno y de proceso educativo que los que tenemos cierta edad pensamos (de modo justo o injusto) que era mejor que lo que emerge. 

Me eduqué –entre finales del franquismo y la transición– en una escuela laica, moderna y privada (luego se convertiría en pública) que me inculcó el amor a la libertad como algo inseparable de la responsabilidad. Contra la caricatura que se hace de todo el legado del 68, debo decir que mis maestros –progresistas que nunca confundieron los libros con la plastilina– nos obligaban a llevar bata hasta octavo curso de la desaparecida EGB, cuando ya abandonábamos el centro para acudir al instituto. La bata no nos hizo mejores, por supuesto. La bata simplemente nos recordaba nuestro oficio de escolares, que no es poco. Tal vez se trate también de eso: de que cada actor del proceso educativo esté un poco más en su sitio, empezando por muchos padres despistados. Y es que a ciertos progenitores, que confunden el cole con el supermercado, sí les hace falta el uniforme, entre otras muchas cosas.

Anuncios

Un comentario en “Uniformes y palos de ciego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s