Cómo leer libros de forma eficaz

www.uncafelitoalasonce.com. Se nos ha enseñado a leer de izquierda a derecha, de arriba a abajo y desde la primera página a la última, suponiendo claro que seamos occidentales. Sin embargo esta técnica puede no ser muy eficiente si lo que estamos leyendo no es una novela o si no estamos leyendo por puro placer. Por ejemplo, si se está estudiando, ya sea una oposición o para un exámen, no es necesario empezar por el prólogo, agradecimientos, y acabar en el epílogo. No tiene sentido. Yo mismo he caído en este error mucho tiempo, por eso quiero compartir con vosotros algunas técnicas para leer de forma efectiva.

Aunque los libros en papel tengan un futuro algo incierto, el caso es que cada día tenemos mas cosas que leer, informes, trabajos, memorandos, ensayos, libros técnicos o de autoayuda. Es para la lectura de estos libros cuando nuestro modo habitual de leer es altamente ineficaz. De hecho, una vez que se aprende a leer, unas técnicas de lectura eficaces es una de esas cosas que se debeerian enseñar en la ecuela.

El articulo de hoy os dará algunas pistas para usar unas técnicas que os permitiran, leer más, mejor y más rápido. 

La velocidad media de lectura es de unas 200 palabras por minuto. Esto se debe a que lees verbalizando mentalmente las palabras. Esto no es necesario. El cerebro, convenientemente entrenado es capaz de procesar la informacion leida mucho mas rapidamente evitando esta verbalización. Con el adecuado entrenamiento se puede llegar a casi ¡1000 palabras por minuto!

Pero además de mejorar la velocidad de lectura, también es necesario adoptar ciertas técnicas para sacarle todo el jugo posible a nuestra lectura. Por ejemplo,

  • Priming. Saber qué estamos buscando con la lectura del libro en cuestión. Mientras que en un novela generalmente queremos dejarnos sorprender, cuando elegimos otro tipo de libro, estamos buscando un tipo de información concreta, ¿qué pretendo aprender de este libro? ¿cuáles son los principales objetivos que busco? Saber qué estamos buscando exáctamente nos ayudará a separar el grano de la paja. Todos los autores tienden a divagar en cierto modo, y saber qué buscamos nos ayudará a evitar estas divagaciones y centrarnos en lo que íbamos buscando. Ya habraá tiempo para detenerse en los detalles. De hecho, hay estudios que demuestran que muchos de los libros técnicos se pueden resumir en un gran porcentaje.
  • Notas. Es fundamental tomar notas. Los libros técnicos, no son novelas, los debemos usar como herramientas. Quizá tengamos en la cabeza la idea de que “NO SE PINTAN LOS LIBROS”, me parece un consejo horrible. Si es nuestro, debemos subrayar, anotar, doblar esquinas en cada pasaje o cita que nos aporte algo. Por supuesto, si no es nuestro, debemos tener a mano un buen cuaderno de notas de lectura, en el que recojamos todo esto. Si estás leyendo en formato electrónico, deberías usar evernote o algo similar para que las ideas no se pierdan.
  • Índice y glosario. Antes de empezar a leer, ¿echas un vistazo al índice y al glosario? Ambos te dan una idea muy precisa de lo que te puedes encontrar. El índice además, te informará de cómo el autor ha estructurado la información. De qué quiere que leas antes o te permitirá elegir tu propia hoja de ruta por las páginas del libro. En el glosario, podrás saber si el libro está tratando los temas (por palabras clave) que más te interesa. Por ejemplo, si buscas información sobre el IVA y en el libro solo aparece citado en dos sitios, quizá no sea la mejor elección.
  • Leer revisiones del libro. Puede ser muy útil leer las revisiones que otros hayan hecho de un libro. Tanto las buenas como las malas. Yo personalmente empiezo por estas últimas, para ver qué tipo de críticas se han hecho del libro y por qué. El sistema de Amazon me parece particularmente bueno (aunque necesitas un buen nivel de inglés). También puedes buscar en foros de libros o blogs de la temática del libro.
  • Primer vistazo general. Recuerda, no estás leyendo una novela, estás leyendo un libro para aprender o ampliar tus conocimientos en algo. No pasa absolutamente nada porque no lo leas de principio a fin. Lo mejor que puedes hacer es echar un vistazo general, usando el índice o el glosario, e ir por todo el libro leyendo pasajes sueltos o algún capítulo. Esto nos permitirá ver si el libro será realmente de nuestro interés o qué partes son las que van a tener más miga.
  • Buscar tu momento. Leer debería ser algo que se hiciera con concentración. No voy a decir con los cinco sentidos (en los ebooks se pierden olores…) pero casi. Dedica tiempo para leer y SOLO para leer. Un sillón, un bloc de notas, una mesa, una cafetería o un restaurante. Busca tu momento, y si es preciso madruga (si te gusta). Concentra tus estímulos y atención en el libro que tienes entre tus manos. La capacidad de aprendizaje se disparará.
  • Defender la lectura como trabajo. Leer es trabajar. Muchas veces, he estado leyendo (libros técnicos) un buen rato en el trabajo. El retorno de la inversión ha sido brutal. Por desgracia, cuando uno lee en el trabajo, los demás le miran como si estuviera perdiendo el tiempo. He oído comentarios como “qué suerte, que tienes tiempo para leer en el trabajo”. Claro, estoy trabajando, me estoy preparando para lo que voy a hacer. Muchas veces he empezado cosas nuevas sin saber. Más tarde me he dado cuenta, que si hubiera dedicado un par de horas a leer un buen manual o libro, me hubiera ahorrado mucho tiempo. Si se siguen las estrategias que os planteo aquí, leer en el trabajo puede ser la tarea más productiva del día. No la menospreciemos.
  • Comparte tu lectura. Una de las mejores formas de fijar lo que has leído es hablar sobre el libro con otra persona. Aprovecha esta oportunidad siempre que puedas. Cada persona hace una interpretación muy personal de los libros, y cada uno extrae sus propias ideas y conclusiones. Por desgracia, cada vez leemos más para nosotros solos y no compartimos lo que leemos. Si no puedes hablar con nadie, deja una revisión en algún foro o blog sobre el libro. Los comentarios de los demás lectores harán el mismo papel.
Por supuesto, esto no aplica a la lectura de una novela o una poesía por puro placer. En este caso deleitarse con las palabras y con los sonidos e imagenes que evocan en nuestra mente es casi una obligación.

¿Qué técnicas usáis vosotros para sacar el máximo provecho a vuestras lecturas? ¿Tenéis la costumbre de leer todos los libros de la misma forma? ¿Os habéis planteado usar otras técnicas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s