Veda de las críticas a los maestros

Josefa Gómez Silva.Corbera de Llobregat.

 
Como cada año por estas fechas, se abre la veda de las críticas a los maestros. Es increíble que haya personas que hagan estos comentarios: que si los docentes tienen tres meses de vacaciones (afirmación incierta, puesto que el julio lo dedican a reciclarse y a preparar el próximo curso), que si trabajan pocas horas (nadie se interesa, por lo visto, por los trabajos que se llevan para hacer en casa), que si ganan muy… La lectura de la carta de Pere de las Muelas Regalos, innecesaria, publicada en EL PERIÓDICO el 24 de junio, me ha indignado. Pregunto: ¿somos conscientes de que los maestros tienen a sus manos el futuro y la formación de nuestros hijos, que son el principal capital que tiene un país? Me averguenza pensar que el autor de la carta compare los enseñantes con una cajera de supermercado o un basurero, dicho sea con todo el respeto y sin despreciar estas profesiones, tan dignas como cualquier otra. Los maestros, no obstando, además de haber de estudiar una carrera, tienen una gran responsabilidad ante la sociedad. Por mí, no tiene sentido la crítica del firmante de la carta, motivada por unos regalos que los padres y me incluyo entre ellos, habitualmente hacen a los profesores a final de curso. Es un detalle de reconocimiento de unas personas que han sido todo el año en contacto con nuestros hijos. Un buen maestro no tiene precio. Estas críticas, junto con las de algún político de Educación, adoban el terreno por descalificar y desautorizar el colectivo que ejerce una sagrada misión, puesto que la cultura es la única arma que hace libre un pueblo. Por parte mía, reciban un saludo todos los maestros, a quienes deseo unas buenas vacaciones. Ah!, y no pertenezco al colectivo de maestros.
 
Anuncios

2 comentarios en “Veda de las críticas a los maestros

  1. Pablo dijo:

    Hola; en Canarias hay una especie de propaganda encubierta que defiende todas estas tesis. Lo cierto es que nos estamos convirtiendo en los padres de todos los alumnos de este País. Está claro: vienen a las siete por recogida temprana, a veces les damos el desayuno, están sus horas de clase, y luego se quedan hasta las tantas por que los padres no pueden ir a recogerlos, en el mejor de los casos.La hipocresía de muchos padres vienen cuando quieren meter a los hijos en actividades de verano, cuando hay que pasar tiempo con ellos. Al fin y al cabo son padres, y es el cimiento de una buena educación… ¿Para qué tener hijos si luego no los ven sino unas pocas horas? Y esto es grave: hay padres que no conocen a sus hijos ni de lejos.Los docentes son los únicos funcionarios que se llevan el trabajo a casa. A ver qué otro cuerpo del estado hace eso. Y aunque tengamos 18 horas presenciales, a ver quien es el guapo que está delante de cuatro o cinco cursos con 30 o más alumnos cada aula y lidiar con la inmensa diversidad que eso supone.Y, finalmente, tengo que decir que hoy en día todos los problemas sociales se vuelcan siempre en la Educación. Es normal ver los fenómenos sociales reflejados en los alumnos. Los docentes estamos, pues, en primera línea para que esos alumnos salgan adelante, no sólo aprendiendo contenidos, sino a desenvolverse fuera del centro.Saludos. Pablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s