Citricultura, un sector despreciado

 

 
 
 

ANTONINO FABREGAT PAYÁ

La alarma en la agricultura se agudiza. Mientras el Gobierno central, autonómico o provincial no mueven ficha. Ningún tipo de acción o reacción se vislumbra en lontananza.
Las ayudas son para los "ricos y otros dilapidadores": que si ayuntamientos para fomentar empleo público, la banca, el automóvil, ahora al juguete reparto sin equidad. Hay dinero para todo y todos, excepto, claro está, para el sector primario: El gran vilipendiado, el gran ignorado. Esto se llama, mala suerte con los "repartidores".
El agricultor piensa: no tengo agua y cuando la hay, a costo prohibitivo, los fertilizantes y fitosanitarios cada día más caros, el fruto no tiene precio. Solución: dejo las tierras improductivas y listo. Al menos no gasto.
La historia se repite. Hace ahorita dos años, el presidente Rodríguez, ante la galopante crisis que acontecía al sector citrícola, en respuesta a una pregunta del diputado valenciano Agustín Cerdá, aseguraba en el Congreso de los Diputados: "el sector citrícola goza de buena salud". Suponemos lo decía con ironía pues en aquella cosecha los limones se vendieron en árbol a 5/6 pesetas -3 cts. de ?- kilo.
Visto el panorama, da la impresión como que el señor Rodríguez le tiene algún tipo de fobia al sector. En cuanto llegó al gobierno, lo primero que hizo fue cargarse el Ministerio de Agricultura (actualmente descelebramos el 36 semanario de su eliminación).
He aquí lo de que la historia se repite, pues un día sí y otro también observamos el clamor del sector, ante la indiferencia de Gobierno central y autonómico. Titulares como: "El Gobierno niega la crisis en los cítricos". O: "los precios que se pagan esta campaña por los cítricos son razonables", apuesta la consellera Maritina Hernández.
Lógicamente, este diagnóstico, emitido al alimón por la secretaria del Ministerio -de lo que sea- Alicia Villauriz y la consellera Hernández, los citricultores lo catalogan de alucinación colectiva.
Señoras mandamases del PSOE y PP, ¿en qué mundo viven? ¿de dónde toman datos? Vamos, reírse del agricultor!
Pero vamos a ver, Maritina, qué precios son razonables 8/10 pesetas (5/6 cts. ?) un kilo de limones o naranjas en árbol. Se ve que no está al día. Iba a adjetivar, pero
Ya, en lugar de ir al bancal, y preguntar a qué precio venden, ha ido a una gran superficie, ha mirado los precios y ha comprobado, al igual que el que suscribe: limón fino primofiori 2,75 ? (457,5 pts) bandeja de un kilo. Naranja zumo el kilo 1,99 ? (331,1 pts.), naranja de mesa 2,25 ? (374,3 pts.), naranja navelina un kilo 2,80 ? (465,9 pts.) clemenules 1.95 ? (324,4 pts.).
Hombre, tampoco pasaría tanto, si vigilaran un poco la diferencial de precios desde árbol hasta consumo, por mucho valor añadido que quieran cargar.
Fracasado el argumento de ambas. Estas responsablas -que diría aquella ministra de la miembra- bien podían ocupar algo de sus desvelos en abrir nuevos mercados, estímulo sectorial, apoyo publicitario, promocionar, incentivar la exportación, entre otros. Hay cientos de ideas expectantes. Hacer amago de alguna iniciativa no es pecar. Sólo con mencionar las virtudes preventivas y curativas de los cítricos, avanzarían mucho.
Lo que no entiende alguien, es cómo se aguanta en la poltrona a personas que muestran tal incompetencia. Aquí prima el valido (que no el válido) y de dimitir ni lo sueñen.
Mientras tanto el presidente Rodríguez y el otro presidente Camps F., callan. Bueno, este último va a Texas -USA- (el mayor mercado de nuestras naranjas) en viaje promo-cional, con los presidentes del calzado y textil -en España el 90 % de calzado y textil son de origen chino-. Ni tan siquiera se llevó a algún representante del sector citrícola. ¿Algún día reportará a los contribuyentes inventario del viaje? Vivir para ver.
Insistimos, que en el país más importante del mundo en producción de cítricos, tanto la Administración central como comunitaria no hagan ni caso, pues no está nada bien.
A propósito, ¿cómo llevan la investigación sobre el proyecto: Combustible de naranjas para la obtención de bioetanol de la corteza? ¿Sigue adelante? ¿Lo están apoyando? ¿O duerme el sueño de los justos? Ya hace dos y medio años que el joven valenciano Josué Vega recibió el premio europeo por su investigación al respecto. Y, silencio

Antonino Fabregat Payá es empresario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s