Los verdugos de 8.000 españoles

 

• Cuatro miembros del Batallón de la Calavera de las SS se escondieron durante años en Estados Unidos para evitar ser juzgados por crímenes de guerra. Allí han permanecido ocultos hasta que una investigación gubernamental norteamericana reveló su pasado nazi. Ahora, todos han sido despojados de la nacionalidad estadounidense.

 
Reportaje por: Daniel MONTERO
 
Bajo su yugo estaban los campos de concentración del nazismo. Custodiaban las instalaciones de clase tres. Las más letales. Aquellas destinadas al exterminio masivo de subhumanos: judíos, gitanos y disidentes políticos, entre otros. Millones de personas perdieron la vida en estos campos. “Sólo el Führer puede decidir sobre la vida o la muerte de un enemigo del Estado”, reza el juramento.
Y hasta allí llegaban a diario presos capturados en Francia. Entre ellos, numerosos españoles republicanos que habían huido del régimen franquista. Disidentes que perdieron la vida entre torturas, en las cámaras de gas o a manos de los guardias armados.

Ahora, sesenta años después, la Audiencia Nacional instruye una querella para juzgar a Josias Kumpf y a otros tres miembros del Batallón de la Calavera, cuatro guardias de las SS que negaron su pasado nazi y se ocultaron en Estados Unidos durante 40 años. Según el auto firmado el pasado 19 de junio por el juez Ismael Moreno, los querellados Anton Tittjung, John Demjanjuk y Johann Leprich, además de Josias Kumpf, serán juzgados en España por genocidio. Durante la Segunda Guerra Mundial, todos sirvieron como carceleros en campos de concentración donde fallecieron españoles. Ciento cincuenta ingresaron en Flossenbürg. Y 4.300 murieron en Mauthausen, según el Tribunal de Nüremberg. La querella, elaborada por el Equipo Nizkor, fue presentada en mayo pasado por David Moyano, un superviviente español del campo de Mauthausen, y las familias de otros cinco españoles –Agustín Marcos, Francisco Puente, Donato de Cos, Gabriel Torralba y Víctor Cueto– que corrieron distinta suerte a manos de los nazis.

El español Francesc Boix, fotógrafo republicano famoso por sus instantáneas de la vida en Mauthausen, prestó declaración en 1946 como testigo ante el tribunal de Núremberg. Allí relató la situación de los presos españoles: “Éramos 150.000 y había 8.000 españoles cuando llegamos allí. Llevábamos un triángulo azul con una S (de Spanien) indicando preso político. Sabiendo que habíamos sido republicanos y antifascistas, nos pusieron con los judíos como miembros de una orden inferior de la humanidad”.

Durante más de cuarenta años, los acusados han esquivado con mentiras el camino de la Justicia. Han ocultado su pasado y vivido como víctimas en lugar de verdugos. Ahora, ya octogenarios, tendrán que responder ante la Justicia universal de los tribunales españoles.

http://www.interviu.es/default.asp?idpublicacio_PK=39&idioma=CAS&idnoticia_PK=53196&idseccio_PK=547&h=080825

Imagen:KZ Mauthausen.jpg

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s