Pablo Carbonell buscaba un cobijo en la tele.

 
FERRAN Monegal

Hace tiempo que Pablo Carbonell buscaba un cobijo en la tele. Necesitaba un nido, un calorcillo, porque desde los tiempos de aquel Caiga quien caiga original y mítico (aquel de Tele 5), en que tuvo tantas alegrías siguiendo a Esperanza Aguirre, desde entonces, les decía, Carbonell no tenía en la jaula un sitio fijo en el que comer el alpiste tranquilo. Ahora acaba de hallar, de golpe, dos. La tele es así. Uno: ha debutado como actor en Hospital Central (Tele 5). Interpreta al doctor Gimeno. Nada más entrar en escena, y antes de atender a un enfermo, pide ducharse primero porque duerme en la rue, dentro del coche, en compañía de un perro San Bernardo más grande que un búfalo. Hombre, tranquiliza poquísimo que te asista un médico que se pasa las noches embutido en su vehículo, y menos todavía que se presente lleno de pelos de la bestia peluda. Dos: los viernes tiene un pluriempleo como sustituto de Wyoming en El intermedio (La Sexta). Ese debut ha sido más duro: aquel fantástico halcón del C.Q.C. que lanzaba picotazos a Espe Aguirre, ha devenido en pardillo. ¡Ah! tampoco Wyoming es el que era, es verdad, pero, de vez en cuando, enseña la dentadura y muerde. Carbonell, en cambio, ha tenido un arranque gaseoso e infantil. Le damos de plazo dos viernes para que deje de ser gorrión y vuelva al arte de la cetrería.

CHILE. — Nos ha ofrecido TV-3 una estimable noche temática sobre Chile. En primer lugar emitieron la película La casa dels esperits, adaptación que en 1993 se hizo de la obra de Isabel Allende. Trabajo interesante, aunque esta novela no era para volcarla en el cine sino para hacer con ella un tremendo culebrón para TV. Luego vimos a nuestra admirada MònicaTerribas entrevistando a la presidenta Michelle Bachelet. ¡Ah! celebremos que el cargo de directora no haya anulado a la periodista. En un momento dado Mònica pretendió tirar de la lengua a la presidenta: se maravilló de que en Chile, a los criminales de la dictadura (como Manuel Contreras, director de la temible DINA) les encarcelen; y se lamentó de que en España no se haya hecho lo mismo. Tema atractivo. Pero no entró al trapo la Bachelet. Se limitó a responder: "Cada país tiene su camino". Es la distancia que separa una presidenta de una periodista.

Anuncios

2 comentarios en “Pablo Carbonell buscaba un cobijo en la tele.

  1. May dijo:

    Hola Jaime, por lo general suele costar adaptarse la gente a un nuevo medio, se suelen "encasillar" y si algo no va con sus estilos tiende al fracaso,de todas formas, son gente que no me vapara presentar determinados espacios, hacen más tonterías que cosas de interés o ameneidad. Salu2 .May

  2. SENTIDO Y dijo:

    Pablo Carbonell he de decir que es un personaje que me llamó la a atencón por lo polifacético que es y que yño obviamente había encasillado en la música. Es grato ver cómo la gente te puede sorprender y qué sea agradable la sorpresa; descubres aspectos que te hacen valorar más cosas. Y yo a este personaje, lo veo con un alma descarada y sonriente que puede ser un buen camaleón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s