Tengo curiosidad por saber por qué te metieron…

 
FERRAN Monegal

Ha cumplido su amenaza. Ni siquiera nos ha dado un respiro, un lapsus de tiempo prudencial, pongamos medio año sabático. Nada. Patricia Gaztañaga ha regresado y ya cabalga de nuevo a lomos de una martingala que se llama No es programa para viejos (A-3 TV). Con el título se ha quedado corta: no solo no es programa para viejos, sino para nadie. Ha disfrazado un plató simulando que es una discoteca, lo ha llenado de muchachos y muchachas, ha seleccionado con pinzas a unos cuantos –seguramente algunos con guión aprendido de memoria– y bajo el lema de ¡a ver quién la dice más gorda! los ha lanzado a la pista para que bailen un debate. Se han estrenado con un tema muy original: el sexo. Una jovencita, Soraya, toma la palabra y grita: "Yo perdí la virginidad por vía anal". Interviene entonces una elementa llamada Tamara, famosa en los corros cotillas patrios por haber sido ex de Paquirrín: "Tengo curiosidad por saber por qué te metieron el pito por el culo antes que por el toto". La Gaztañaga, que va repartiendo juego, hace intervenir a un muchacho, Israel, que exclama: "Follo sin condón. Cuando estoy salido, no controlo, me da igual". La Gaztañaga le corta un instante y le dice: "Tu sueles ir con prostitutas ¿verdad?" O sea, una información fundamental para empuercar más la velada. Y el joven Israel contesta: "Sí, y con putas, menos condón todavía, porque es su trabajo". Asoma entonces la cabeza de un mozalbete de 18 años, Jesús, por un costado, y aclara: "En mi caso, si ella es virgen, me la follo a pelo", y de otro costado aúlla un grupo de criaturas puestas ahí estratégicamente para que contesten y haya enfrentamiento y cacao. Y así durante dos horas largas. O sea, que la enemiga pública número uno ha regresado y se dedica a copiar lo que ya hacían hace 10 años en Moros y cristianos (T-5): debates preparados, con criaturas seudofamosas, contratadas para hacer un papel determinado –se repartían los papeles antes de salir– y adornado todo con mucha excitación ambiental. En este caso, tratándose de gente joven no famosa, ha intersectado la Gaztañaga la fórmula del programa de radio Prohibit als pares (Flaix), que es comodísimo, porque vas soltando animaladas y mientras te jalean –o te abuchean– te sacas una soldada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s