Iniciar el camino del exilio

 
"Salí a la calle y esperé, entonces me percaté, se trataba de que todas aquellas personas marchaban a Alicante para embarcar e iniciar el camino del exilio. Como tantos miles de españoles lo intentaron para escapar de la dura represión de los vencendores, y como a tantos, les pasó, se quedaron esperando el barco de la esperanza que les sacara del infierno del puerto alicantino, donde muchos perdieron la vida suicidándose, como lo hizo el alcalde liver de Alzira, con una navaja barbera, ante la mirada atónita de sus compañeros, poniendo de esta manera fin a su existencia.
(…)
Estos compañeros paisanos míos, al no poder salir del puerto de Alicante fueron trasladados al funesto campo de los Almendros, situado a las afueras de Alicante en la carretera de Valencia. Un terreno no uniforme y árido, que había sido previamente rodeado de un denso despliegue de alambradas. Desde este campo miles de personas que no pudieron escapar fueron conducidos a su lugar de origen.

Este triste campo de los Almendros para los perdedores, a los pocos días de ser ocupado parecía un fantasma en medio del desierto, los árboles sin corteza, sin flores, sin ramas, pues habían sido devorados por las hambrientas personas allí concentradas. No fue menos el otro campo de Albatera".
Benito García Rojo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s