Etnosur.Cronicas.

En la mañana de ayer, aún se oían los ecos de la música de América Contemporánea, Arístides Moreno, Terrakota y Caravan Palace, que había retumbado en los escenarios del recinto ferial, mientras los últimos noctámbulos buscaban un refugio para no ser atacados por el sol en su sueño.

Arístides Moreno había dicho que «mi música es lo que yo soy geográficamente soy una isla de paso en medio de un océano, mí música es europea por educación y cultura, africana por geografía y sudamericana de corazón». Las calles alcalaínas se regaban para vaciarlas de polvo y recibir, de nuevo, la marabunta de cada día. En el taller de Biodanza de Javier de la Sen, los bailarines se afanaban por llevar el ritmo brasileiro y escuchaban las palabras del maestro para conjugar su cuerpo con el de los demás. La oferta de talleres es grandiosa, un total de 13 especialidades se imparten en lugares como el Silo, Casa Pineda, Convento de Capuchinos, Palacio Abacial o el pabellón de Safa. Ayer actuó en el Paseo de los Álamos el taller Circomotik, de la Cía. El Negro y el Flaco, que llenó este lugar de algarabía, con numerosos juegos de psicomotricidad, pensados para que las personas que participen, se diviertan y experimenten con su cuerpo y conozcan algunas de las técnicas del circo. Sobre las 12:30 horas llegó al Templete de la Música un taller de danza india, 2 bailarinas y un cantante y un músico de percusión. El espacio, en unos segundos, se llenó de gente que siguieron el ritmo que le iban marcando. Los espectadores subían las manos, hacían contorsiones, batían las palmas y la música lo llenaba todo, la danza se movía entre sus caderas y para combatir el calor, unos a otros se echaban agua, de sus recipientes preparados para ello. Fumaban, bebían, comían, cuidaban de sus hijos, se contaban las incidencias. De nuevo se sintió la música y a partir de las 14:00 horas, sonó la propuesta musical de la formación india Jaipur Kawa Brass Band que comenzó con un pasacalles y llegó al Templete de la Música del Paseo de los Álamos envuelta entre el griterío de los jóvenes, su exponente principal, Hameed Khan conoce bien su propia tradición musical y su experiencia occidental, por lo que ha elegido un amplio repertorio desde la música tradicional india hasta la música popular de las películas de Bollywood, añadiéndole una estructura sofisticada de la música clásica del norte de la India.La Jaipur Kawa Brass Brand es el máximo exponente actual de la música qwwali, asociada al sufismo. El grupo realiza sus conciertos en la calle, está formado por 9 músicos, un faquir y un bailarín. A las ocho de la tarde, Tiahuanaco actuó en la plaza del Ayuntamiento y Faiz Ali Faiz en el escenario principal por la noche.

 

LO ESENCIAL

Variedad: No cabe duda que el verdadero exponente de Etnosur es la gente que llega cada día. Son personas variopintas que buscan la diversión, pero también tratan de encontrar todo lo necesario para pasarlo bien. Cuando la música comienza a sonar, los transforma y los eleva y sus cuerpos se afanan en aflorar la dicha que llevan dentro.
 
 
  
   
 
 
 
 
Anuncios

2 comentarios en “Etnosur.Cronicas.

  1. Jaime M. dijo:

    CUANDO sobre las 14:00 horas de ayer, el primer día de Etnosur 2008 comienza la música a sonar en el Paseo de los Álamos, toda una parafernalia de sensaciones se inicia en Alcalá la Real. Cientos de personas se alían para pasar 3 días de saborear la convivencias, en plena libertad y los espíritus se elevan a ritmo de tambores y las manos comienzan a moverse, los pies se desatan y todo el cuerpo comienza a convulsionarse sin excepción. La mezcla es total y la transmutación entre vecinos y llegados se marca a golpes de ritmos. Es como un torbellino de viento que se adueña de cada uno y hace revolverse en todos los sentidos. Los ritmos se suceden, las músicas se captan y los efluvios que nacen desde el suelo se van evaporando a todo lo largo y ancho del Paseo de los Álamos. Es como una comunión integral, sin trompetas que llamen a realizarla. Cada uno de los que han venido y de los que están allí saben que la fiesta comienza a esa hora y las aguas de las fuentes de este parque se unen a la música, mientras decenas de artesanos y vendedores han montados sus diversos puestos y todos comienzan el baile de exhibición que tienen que ofrecer para una nueva edición de Etnosur.La cita de julio etnosureña está ya escrita en los calendarios de los olvidados. Atrás quedaron las incertidumbres, atrás quedó la consolidación del festival. Atrás quedaron sus enemigos, que tratan de irse a la playa durante el fin de semana para no caer en una nueva tentación. Y ya comenzó la fiesta. Las distintas tribus de Etnosur llegaron ayer, con su uniforme de siempre, a la última moda, mostrando sus ombligos, con su sostén al viento, con pies desnudos y un vaso lleno de algo, bailan y retozan al ritmo de la música, beben y cantan al ritmo de la música. NiñosLos niños también fueron protagonistas de los talleres de masajes para bebés, de percusión infantil y de colores de la India. Las compañías CircPanic y Len Anglés ofrecieron espectáculos de circo y los cuenta cuentos los trasladaron a tierras imaginarias con las palabras de narradores del colectivo Légolas, la compañía Barataria o el bereber Hammu.Las novedades de este año son la inclusión de la danza y la convocatoria de un concurso de fotografía. Para disfrutar la danza, subió al escenario, frente al Ayuntamiento, la bailarina de Hathak Sharmina que nació en Holanda y tiene raíces srilankeses. Con una belleza de sus movimientos, su soberbia técnica y un estilo excepcional la consolidan como una de las más importantes bailarinas actuales, junto con su compañía la \’Sharmini and Co\’, en donde revela que ha unido la danza kathark con el flamenco creando una fusión sobresaliente y prodigiosa. Tratando de probar cosas nuevas, con una mezcla de flamenco e indio que realizan unas nuevas creaciones y trabajando con músicos creadores y con libertad. La música estuvo presente durante todo el día. En primer lugar, en el Paseo de los Álamos, con la actuación de Ashira, un grupo almeriense que se creó a partir de una idea del guitarrista Paco Real y con sus acompañantes tratan a través de la música y otras formas de expresión, las vivencias y emociones que marcan su propia evolución, tanto en el ámbito artístico, como en el humano. MúsicaLa música de la noche comenzó a las 22:30 horas, con la actuación de Arístides Moreno, un artista singular, nacido en Gran Canarias. Con un aspecto de hippie y unas canciones estrafalarias y cómicas que ha conseguido ganarse a su pequeño público. Sus canciones son locas, musicalmente son impecables y el apartado instrumental es muy serio y profesional. En sus canciones evoca a la felicidad, a la vagancia, al agua embotellada e incluso al placer de tomarse un porro. Escuchando sus canciones se ve la genialidad de este poeta y además se encuentra la moraleja que lleva cada una de ellas. La inauguración de Etnosur se hizo de forma oficial, a partir de las 19:30 horas, en el Palacio Abacial. Con la presencia de la alcaldesa, la socialista Elena Víboras; el presidente de la Diputación Provincial de Jaén y el director general del Instituto Andaluz de la Juventud, Joaquín Dobládez. Elena Víboras dijo que Etnosur continua con la misma esencia y que se adelantó a la realidad y ha convertido a Alcalá en un lugar de encuentro de culturas, antes incluso de que en España y Europa se experimentara el gran cambio de estos años, haciendo hincapié en un mundo sin fronteras, siendo un foro para la reflexión que hace suyos a todos los participantes.Por su parte, el presidente de la Diputación, Felipe López, resumió los 12 años de Etnosur en todo un acierto que ha sabido anticipar no solo un espacio de encuentro y diversión sino un foro de reflexión sobre temas que hoy están, todavía más, de actualidad que hace 12 años. Calificando a Etnosur como lugar de música, de encuentro y de análisis y reflexión y además lo calificó como una buena inversión.Asimismo, en este acto se entregó el Premio Extraordinario al percusionista indio, Trilok Gurtu, por sus trabajos que siguen siendo unos de los mejores del mundo en su faceta. El propio Trilok Gurtu ofrecerá un concierto único, acompañado por el saxofonista Jan Garberek y el guitarrista flamenco Juan Carmona, en esta edición.

  2. Jaime M. dijo:

    Las novedades de esta edición 2008: Son la inclusión de la danza y la convocatoria de un concurso de fotografía. Etnosur posibilita un acercamiento a la filosofía oriental con los talleres de tantra, yoga, biodanza y shiatusu. Hay talleres de canto gutural y danza bangra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s