Vacaciones escolares

Esta ha sido la última semana del curso escolar actual y el próximo no empieza hasta la segunda quincena de septiembre, por lo que las niñas y niños de este país tienen por delante un largo periodo vacacional del que solemos hablar más en términos logísticos – con quién se quedan, qué hacen o adónde van- que educativos, como muy bien señalaba una suscriptora en una carta publicada ayer.

En ella expresaba su preocupación sobre lo largas y lo mal distribuidas que están las vacaciones escolares y las consecuencias que ello tiene en el aprendizaje de los niños, especialmente en la pérdida de parte de aquello que han aprendido.

Sí, también soy de la opinión que las vacaciones están mal distribuidas – no sé si son demasiado largas- pero me parece que los niños olvidan no sólo por ese motivo. Sin negar la importancia negativa que tiene en el conocimiento el hecho de no practicar lo aprendido, hemos de tener presente que ha de haber además otros factores que expliquen los retrocesos, especialmente cuando parece que estos son cada vez mayores.

Aunque la memoria nos puede traicionar, no podemos evitar pensar que en nuestra época las vacaciones eran más o menos las mismas – además, sin cuadernos de verano- y los estragos en el aprendizaje del tiempo transcurrido entre clases no eran tan grandes.

Hay muchos niños ahora que una vez aprendidas las tablas de multiplicar las olvidan ya en las vacaciones de Navidad, aunque la situación no es grave porque con un poco de repaso todo queda solucionado antes de la segunda evaluación.

Tenemos escolares muy estresados, con mentes pluriestimuladas – dentro y fuera de la escuela-, entre otros motivos, porque somos una sociedad con mucha prisa en todo, también en el aprendizaje. Queremos que aprendan a muy temprana edad y además que aprendan de golpe muchas cosas, más ahora que los informes PISA nos dan – si nos quedamos con su lectura fácil- tan mala nota.

Este estrés en el que vivimos inmersos nos deja sin tiempo para la reflexión en todo, también en el aprendizaje, y sin tiempo para la maduración de lo aprendido; es por ello que el conocimiento en vez de consolidarse se vuelve cada vez más efímero.

CRISTINA SÁNCHEZ MIRET, socióloga

 

Anuncios

4 comentarios en “Vacaciones escolares

  1. BeGoÑa dijo:

    Hola Jaime, de nuevo te visito porqe me ha parecido interesante el tema de las vacaciones escolares, nosotros es verdad qe teníamos las mismas, pero no había el mismo índice de madres trabajadoras (no es mi caso qee la mía sí trabajaba) y sí qe estresa el cuadrante qe tienes qe hacer de campamentos y otras actividades para no dejarlos solos, yo he tenido la suerte de tener a mis padres (pero la mayoría no), y lo qe es un descanso para los chavales se convierte en una locura de actividades cada 15 días. No haciamos cuadernillos, pero con la disciplina qe teníamos como para qe se te olvidase algo (yo soy ya más vieja). Y luego durante el curso yo admiro el aguante de muchos de los chavales del horario qe llevan, es para estar de los nervios (como ejemplo mi hija entra a la 7\’55 h. hasta las 13\’00 h. coge el metro para comer y volver a él a las 14,30 h. para salir a las 17\’00 h. y el metro de nuevo para la vuelta, eso solo el Instituto) después a las 17`30h. clases en el Conservatorio de Ballet Clásico hasta las 21\’30 h. y cenar, con tal agotamiento qe se va a la cama a las 22,30, y encima es voluntad propia y aprueba todo. Yo solo pienso en una jornada así diariamente y ya tengo estrés, agobio, falta de memoria….de todo. Pero también saben qe sino aprovechan la edad en la qe eres más receptivo para aprender, despues esas capacidades y disciplina de estudio se pierden. Bueno qe me enrrollo como una persiana, un besazo Jaime y sé feliz, Bego

  2. Jaime M. dijo:

    El articulo es de una sociologa llamada Cristina aunque coincido en muchas cosas de las que dice(lo subrallado). La verdad que no hay muchas actividades accesibles economicamente para este periodo pero los institutos o los docentes no tienen la culpa.No todos los estudiantes hacen el loable trabajo de tu hija, la felicito desde aqui y nunca es tarde para aprender….

  3. Jose Miguel dijo:

    Hola Jaime: Me ha costado llegar al convencimiento que tengo hoy y que voy a tratar de compartir contigo. Los niños y los ancianos necesitan muchos afectos por parte de sus familiares. Una madre dedica a su niño cuidados increibles durante los dos primeros años, al punto de que casi vive para atenderlo. Un bebe recien nacido absorve a su madre de una forma que solo ellas, que lo han vivido lo saben. Años atrás casi todas las madres cuidaban a sus niños, despues han venido las guarderías, las mucamas y otros demonios, como diría García Marquez. Sinceramente creo que podemos darle mucho cariño a nuestros hijos, aún cuando seamos personas muy ocupadas. Hace poco fui a una tienda de juguetes y compre un carrito. Cuando la chica que me lo vendió me preguntó si lo quería para mi nieto, y le dije que lo quería para mi, explotó de risa. Pues sabes que: me encanta jugar a los carritos. Dentro de mi corazón hay un niño que le ilusiona jugar con los juguetes de hoy y le dejo que juegue. Cinco minutos que paso mirando mi carrito rodar por el borde de la cama, imaginando que es un precipicio, que el cubrecama es lodo…
    Entonces me da placer jugar con mi nieta, y ella se divierte de lo lindo jugando conmigo. Recuerdo que ibamos al jardín a ver las matas de platano y yo le mostraba que esa era la casa de la ranita verde, y ya nunca más les tuvo miedo, porque le conté una historia sobre la rana madre y sus otros hermanitos.
    Sabes Jaime: en las cosas sencillas de la vida está oculta la magia de la alegria y la verdadera felicidad. Hoy, dentro de cien años y un siglo atrás se puede encontrar la contraseña de las cosas maravillosas de la vida, basta con proponerselo.
    De una manera inteligente y afectiva se pueden planificar unas vacaciones de lujo. Tengas los ingresos que tengas y vivas donde vivas. Lo realmente importante, a mi manera de verlo, son los sueños.
    Gracias por el artículo.
    José Miguel

  4. Jaime M. dijo:

    El articulo no es mio, es de una sociologa llamada Cristina. Tus palabras me se escapan por que yo trato con gente d ela Eso DOND ELO QUE DICES MAS BIEN no se aplica y otros problemas surgen que hacen imposible los cuidados que tu demandas….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s